jueves, 17 de marzo de 2011


Le quiero. ¿Y sabes por qué estoy tan segura?, pues no es por lo increíble y lo perfecto que es, sino por sus defectos que son los que le hacen tan perfecto. Y estoy segura de esto, porque es mi primer pensamiento al levantarme y el último cuándo voy a dormir. También porque me encanta cuándo sale de la ducha y su piel a medio secar, es algo que me fascina...Es él, simplemente él; que hasta con un pijama está guapo y lo hace sin querer, y cuándo se levanta y se despeina... es increíble.

2 comentarios:

  1. me encanta :) tanto la entrada como tu blog, es genial! te sigo
    un abrazo :)

    ResponderEliminar